Comienzan los preparativos para la llegada de las almas. El Día de Muertos, una celebración tradicional que honra a los ancestros, en donde se produce un intercambio energético y circular entre los vivos y muertos. Un compartir que da razón de la existencia de uno y del otro.

Los pueblos originarios celebran el Día de los Muertos, sin llanto ni luto sino con bailes, chicha, guirnaldas de flores y la alegría de saber que sus difuntos vuelven a visitarlos.

"Para la mayoría de los pueblos originarios, la vida no es lineal, no es nacer, crecer y morir sino que es un ciclo: el cuerpo vuelve a la Pacha (Tierra) pero el espíritu, la energía, el alma o newen, como le llaman los mapuches, se va a otro plano y ese día se abre una puerta y vuelven a visitarnos, por lo que hay que esperarlos con alegría”

Luz Roblan fue entrevistada por nuestra colaboradora Amalia. Luz transmitió a este portal las costumbres Prehispánicas que aún se practican en su territorio y en todo México. La ceremonia comienza el 28 de Octubre y dura hasta el 2 de Noviembre.

¿Desde qué día esperan al tonalli (alma)?

Nosotros el 28 de Octubre ya tenemos todo preparado ese día lo dedicamos a los muertos por violencia, asesinados o accidentados. El 30 Octubre, está dedicado a los niños que no fueron bautizados se ofrendan flores blancas que simbolizan pureza y una veladora. El 31 de Octubre se pone la ofrenda de los chiquitos o angelitos, el 1 de Noviembre se le da la bienvenida a los grandes o mayores.

¿Cómo es la preparación para el día de los Muertos?

El altar lo armamos un par de días antes, pero todo lo que lleva el altar se hace con varias semanas de anticipación depende lo que vaya a hacer la familia. Dos días antes se hacen las flores, se hornea el pan y los papeles picados. Es todo una celebración, es una simbología para nosotros.

¿Cuáles son los elementos que debe tener un altar?

Estos son los elementos que debe contener el altar de muertos para nosotros. La imagen del difunto, que se coloca en la parte más alta del altar; Una cruz, que va al lado de la imagen del difunto, puede ser de sal o ceniza; Una imagen de ánimas del purgatorio, sirve para que en caso de que el espíritu del muerto se encuentre en dicha instancia, salga más rápido. Copal o incienso, que sirve para purificar y limpiar. El Arco, se coloca en la cúspide del altar y simboliza la entrada al mundo de los muertos. Papel picado, representa la alegría del Día de Muertos (adornos del papel). Agua: es de mucha importancia porque refleja la pureza del alma, además sirve para que los espíritus mitiguen su sed. También se puede colocar un jabón o toalla a un costado, para que los difuntos se puedan asear. Flores de cempasúchil: sirven de guía a los espíritus en este mundo y las calaveras; sirve para recordar que la muerte siempre está entre nosotros; y no debe faltar bebidas.

Un símbolo que nunca falta es la veladora y el cirio representa el alma de los difuntos, también su luz guía a las almas, se pone todo lo que le gustaba al difunto. Puede tener varios niveles, uno puede hacer un altar de 2 niveles que representa el cielo y la tierra o uno de tres niveles que representa el cielo la tierra y el inframundo o puede hacerse el completo que llega hasta siete niveles.
En el altar están presente los 4 elemento tierra, el fuego, está representado por las velas y el agua serían las bebidas. La Tierra, que son los frutos las flores y el pan y el Aire sería el papel los mantos y el velo.

Este altar es de manera escalonada, como una pirámide, puede ser chico incluso pero con forma de pirámide, el objetivo es llegar al inframundo. Arriba se pone la foto de la persona fallecida como dije, porque es supuestamente a donde llegas, porque es el final del recorrido. En lo escalones siguientes podes poner las flores, la sal, el pan de muerto, su comida, fruta, papel picado. Todo lo que ayudará al alma para que nos visite.

Por ejemplo tenemos el camino de la flor de Cempasúchil con los pétalos de esa flor debemos hacer como un tapete de flores en la entrada de la casa para que ellos sepan cómo llegar, además quemamos copal para limpiar el ambiente en diferentes momentos para esperarlos limpios. No solo es comida, sino que nos conectamos con ellos y charlamos.

¿Cuando llegan la almas o tonalli?

Se cree que los espíritus bajan cada 12 horas, por eso justamente tú tienes que tener todo listo y estar preparado para recibirlos. Mi abuelita decía que las almas en cada plano el tonalli o alma esta 4 años y son en total 7 planos espirituales por los que deben transitar. Esto va a tener que ver a dónde vas cuando mueres y según como hayas muerto. Cada persona se va a un plano diferente depende como muere, por ejemplo las parturientas cuando mueren dando a luz van a un sitio y los que se ahorcan van a otro y los niños van a otro.

¿Cuáles serían los niveles del Mictlan?

Mi abuelita decía que cada uno nos vamos a un lugar diferente, por eso existen esos planos, porque también somos diferentes y actuamos diferente, estos planos o niveles son:

El primer nivel se llama Apanohuaia, también llamado Itzcuintlan o “lugar de perros”, este sitio estaba a la orilla del caudaloso río Apanohuaia, que el muerto debía atravesar con la ayuda de un xoloitzcuintle de color pardusco. El color era importante, porque si se le pedía ayuda a un perro de color blanco, este se negaría diciendo “Yo estoy limpio y no me ensuciaré” y, si se le pedía ayuda a un perro negro, respondería con un “Estoy muy sucio y oscuro, no podrás verme o seguirme”. Por este motivo, era común que se enterrara a los muertos con huesos de perros.

El segundo Nivel: Tepectli Monamictlan, es el “lugar de los cerros que se juntan”. En este nivel se dice que existían dos cerros que se abrían y se cerraban, chocando entre sí de manera continua. Los muertos, por lo tanto, debían buscar el momento oportuno para cruzarlos sin ser triturados. En el tercer Nivel; Iztepetl, en este lugar se encontraba un cerro cubierto de filosísimos pedernales que desgarraban los cadáveres de los muertos cuando estos tenían que escalarlos para cumplir con su trayectoria. El cuarto Nivel: Itzehecayan, era el “lugar del viento de obsidiana” era un sitio desolado de hielo y piedra abrupta. Se trata de una sierra con aristas cortantes compuesta de ocho collados en los que siempre caía nieve. El quinto Nivel: Paniecatacoyan “El lugar donde la gente vuela y se voltea como banderas”. Se dice que este lugar se ubicaba al pie del último collado o colina del Itzehecayan, donde los muertos perdían la gravedad y estaban a merced de los vientos, que los arrastraba hasta que finalmente eran liberados para pasar al nivel siguiente. Se dice que sexto Nivel es Timiminaloayan “El lugar donde la gente es flechada” y aquí existía un extenso sendero a cuyos lados manos invisibles enviaban puntiagudas saetas para acribillar a los cadáveres de los muertos que lo atravesaban. Estas eran saetas pérdidas durante las batallas. El séptimo Nivel, seriaTeocoyohuehualoyan , aquí los jaguares abrían el pecho del muerto para comerse su corazón.
El octavo Nivel: Izmictlan Apochcalolca en este lugar mi abuelita decía que estaba “laguna de aguas negras” (Apanhuiayo), donde el muerto terminaba de descarnar y su tonalli (su alma), se liberaba completamente del cuerpo. Y el último Nivel: Chicunamictlan, aquí dicen que el muerto debía atravesar las nueve aguas de Chiconauhhapan y, una vez superado este último obstáculo, su alma sería liberada completamente de los padecimientos del cuerpo, por Mictlantecuhtli y Mictecacihuatl, esencia de la muerte masculina y femenina respectivamente.

También dicen que los que morían de muerte común iban directo al Miktlán (o Mictlán), que era el último de los nueve niveles del inframundo ubicado al norte y tierra de descanso eterno; estaba gobernado por Mictlantecuhtli y su señora Mictlancíhuatl (Mictecacíhuatl) quienes se encargaban de recibirlos. Para lograr el descanso eterno, los muertos debían hacer un duro recorrido por ocho niveles del Miktlán; al cabo de cuatro duros años de retos y ayudados por Xolotl (la energía vital del relámpago y los espíritus –hermano gemelo de Quetzalcóatl), los muertos llegaban al Chicunamictlan, que era el noveno y último nivel donde alcanzaban la liberación de su tonalli (alma).

De esta manera se cumple el viaje al más allá o Miktlan y se regresa para seguir compartiendo la vida, con los vivos.

Por Amalia Vargas. Pukio sonqoy
Fecha: 31/10/2019