EL TIEMPO Buenos Aires

Breezy

T15°
Breezy

Min: 10°C    Max: 14°C

suscribirse
Recibir resumen períodico
de las noticias y artículos
más destacados del diario.

Desde hace décadas estos indígenas sufren la presión sobre sus tierras ancestrales y ahora con una escalada de violencia que es denunciada por varias organizaciones

Los gamela son un pueblo originario del estado de Maranhão ó Marañon, en el Nordeste del Brasil. Su lengua está relacionada con el idioma a’uwẽ, perteneciente a la macrofamilia Ge. Habitan en la llamada "Tierra de los Índios", a orillas del lago de Viana, en seis comunidades de los municipios de Viana y Matinha. Los estudios más recientes hacen ascender su población a unas 1200 personas integrantes de 400 familias.

El nombre "gamelas" fue dado por los portugueses, y hace alusión al adorno de madera que los indígenas usaban en el labio inferior de madera con forma de vasija.

Desde 1759 este pueblo –que por ese entonces sumaba a unas 14000 personas -obtuvo el reconocimiento de sus territorios, lo que fue ratificado por la justicia de Marañon.

Sin embargo, durante el siglo XX, las expulsiones ilegales de sus tierras se multiplicaron lo que se agravó a partir de los años sesenta y setenta, sufriendo incontables desalojos a manos de empresarios que en muchos casos lograron la titulación de esas tierras robadas.

En los últimos años los indígenas han ido retornando a sus territorios y realizando ocupaciones de las tierras que legítimamente les pertenecen. Así han recuperado varios centenares de hectáreas, pero en medio de conflictos que no cesan.

Una actualidad de violencia creciente

Justamente y de acuerdo con varias fuentes, la Secretaria Especial de Salud Indígena de Brasil (SESAI) informa que desde el año 2007, unos 833 indígenas fueron asesinados mientras que en el mismo lapso se registraron un total de 351 suicidios, una cifra mucho más alta que el promedio nacional.

Las estadísticas dicen que en 2016 fueron asesinados 13 indígenas siempre en el contexto de conflictos territoriales, como el sucedido a finales de abril cuando un grupo de hombres armados atacó a las comunidades con el resultado de más de veinte indígenas heridos, de los cuales tres fueron hospitalizados y uno de ellos terminó con las manos amputadas.

Paradójicamente los atacantes acusaron a los indígenas de invadir un terreno privado, cuando en realidad la “invasión” es la campaña que desde hace mucho tiempo llevan adelante los gamela para recuperar su territorio ancestral que si fue intrusado y destruido por agroganaderos y madereros.

De acuerdo con lo informado por el portal Servindi y el periódico Wayuunaiki, también se expresó respecto a estos graves acontecimientos el Secretario Ejecutivo del Consejo Indigenista Misionero (CIMI), Cleber Buzzato, quien sostuvo que la crueldad de estos actos, no es más que un reflejo de la gravedad del conflicto y la “inoperancia” del Gobierno brasileño frente al pedido indígena de la demarcación de sus tierras.

Buzzato señaló además que el conflicto por las tierras se intensificó en los últimos dos años, especialmente tras la llegada del presidente Michel Temer al poder, agregando que la protección e impunidad a los invasores se ha fortalecido ya que el Poder Legislativo cuenta cada vez con mayor dominio de representantes de la agroindustria.

Por su parte el diario Folha de Sao Paulo, afirma que uno de los impulsores de las medidas que buscan favorecer a grandes hacendados, terratenientes y empresas que operan en la Amazonía, tal como lo denunciaron las comunidades indígenas, es el actual ministro de Justicia, Osmar Serraglio, diputado de la denominada “bancada ruralista”.
El diario señala que Serraglio realizó un centenar de audiencias con representantes del Frente Parlamentario Agropecuario y con políticos investigados por el caso Petrobrás; sin embargo, no realizó ninguna audiencia con los representantes y movimientos indígenas.

Cifras que alarman, resistencia que sigue

De acuerdo a la Comisión Pastoral de la Tierra, la violencia en las zonas rurales del Brasil alcanzó su peor nivel en el 2016 en comparación de la última década, ya que se registraron 61 muertes en 1536 conflictos por la tierra. De esas 61 víctimas 13 son indígenas, cuatro descendientes de esclavos prófugos, seis mujeres y 16 jóvenes menores de 29 años.

¿Habrá forma de detener esta escalada inadmisible? Por el momento parece muy difícil, sin embargo, son muchas las voces que hoy se alzan no solo denunciando estos actos violentos sino actuando sobre el terreno, como los propios gamela que resisten en la legítima defensa de sus territorios y sus derechos como pueblo originario.

Por ElOrejiverde

Fuentes
Povos Indigenas No Brasil
www.pib.socioambiental.org/pt
Wayuunaiki. El Periódico de los Pueblos Indígenas
http://www.wayuunaiki.com.ve/mundo/conflicto-por-tierras-se-agudiza-y-amenaza-al-pueblo-gamela/
Servindi
http://www.servindi.org/actualidad-noticias/04/07/2017/brasil-el-conflicto-por-las-tierras-se-agudiza-y-amenaza-al-pueblo
Fecha: 10/7/2017

Notas relacionadas

El Orejiverde es un proyecto apoyado por Fundación Felix de Azara Fundación de Historia Natural Félix de Azara, con el auspicio de:

Del nuevo extremo Grupo Editorial
Lof Vicente Catrunau Pincén
Universidad Nacional de Tres de Febrero

y los auspicios institucionales de

UNGRAL
PAZ Y JUSTICIA
TEFROS
RELATOS DEL VIENTO
CCAIA
Takiwasi
Genocidio
Pressenza
Universidad Popular Originaria
Grupo Universitario de Investigación en Antropología Social
Grupo Documenta
Ministerio de Educación
Grupo Inernacional de Trabajo sobre Asuntos Indígenas
Servicios en Comunicación Intercultural
BLIBLIOTECAS RURALES DE CAJAMARCA
Logo del Movimiento en Defensa de la Pacha
 ProArHEP del Departamenro de Ciencia Sociales de la Universidad Nacional de Lujan
 Universidad Nacional de Lujan
Tigre Municipio
PCCA
BIOANDINA ARGENTINA
MUSEO ETNOGRAFICO
RADIO YANDE
INAI

2015. El Orejiverde. Idea y Dirección General CARLOS R. MARTINEZ SARASOLA. Domicilio legal: Jorge Newbery 1873, 3ro B (1426) CABA.
Número de Registro de Propiedad Intelectual 5244912. - Website realizado por arazifranzoni