EL TIEMPO Buenos Aires

Breezy

T18°
Breezy

Min: 11°C    Max: 20°C

suscribirse
Recibir resumen períodico
de las noticias y artículos
más destacados del diario.

Pachamama entre los pueblos andinos, Ñuke Mapu entre los mapuche, Coatlicue en los aztecas, Gea o Gaia entre los griegos, todos los pueblos han nombrado y honrado a la Gran Madre, la diosa originaria de la Tierra, la que controla las potencias de la naturaleza. Ella nos recuerda que le debemos al planeta cuidado y respeto. Algo que en los últimos tiempos muchos de sus hijos –no precisamente los pueblos indigenas- se han olvidado de hacer.

La Tierra está llegando hoy a un punto de fragilidad inédita en su historia cósmica, desvastada y amenazada al extremo por un sistema global que aún no ha tomado debida nota de la crisis. Por el contrario, la espiritualidad, la reconexión con lo sagrado, honrar a lo viviente a través de las ceremonias, es un camino que desde siempre las culturas tradicionales en todo el mundo encontraron como modo de estar en equilibrio con la Madre Tierra y la Totalidad.

En nuestros días, en que por primera vez en la historia de la especie humana esta tiene la posibilidad concreta de autoaniquilarse y/o bien convertir en inhabitable su hogar, la alternativa de un camino que privilegie una visión del mundo más humanizada y espiritual es la posibilidad de frenar la carrera de destrucción en que estamos embarcados.

La cuestión de la crisis ambiental es harto conocida y no abundaremos en ello. Sólo algunas pinceladas de una intuición cada vez más generalizada de que no tenemos mucho más tiempo ante un planeta agotado, superpoblado, agobiado por la pobreza y el hiperconsumo. Están seriamente en riesgo la Tierra y todas las formas de vida existentes en ella y sus ecosistemas (la maravilla única de la biodiversidad) incluida por supuesto la misma especie humana.

Hace varias décadas que de la mano de los nuevos paradigmas científicos, en Occidente se alzan voces de alerta. James Lovelock, el biólogo creador de la “Hipótesis Gaia” que concibe a la Tierra como un organismo viviente autoregulado, está considerado uno de los cien pensadores más importantes de la actualidad. En su último trabajo, presenta un panorama desolador acerca del futuro del planeta, advirtiendo que le hemos infligido daños que ya son irreparables (Lovelock 2008).

Unos años antes, el reconocido paleontólogo Richard Leakey y el bioquímico Roger Lewin, advertían acerca de los riesgos ciertos de una nueva gran extinción sobre la Tierra, teniendo en cuenta que ya han sucedido cinco, incluyendo la última, hace unos 65 millones de años, que llevó a la muerte en masa de los dinosaurios. Hoy, sostienen estos autores, el peligro acecha y “si no empezamos a tomar conciencia de nuestra conducta rapaz y aniquiladora, irremisiblemente la especie humana caerá en el olvido de la extinción”. (Leakey y Lewin 1997)

Attachments:
Download this file (MadreTierrayBiodiversidad.pdf)Madre Tierra y Biodiversidad[Material completo]409 kB

El Orejiverde es un proyecto apoyado por Fundación Felix de Azara Fundación de Historia Natural Félix de Azara, con el auspicio de:

Del nuevo extremo Grupo Editorial
Lof Vicente Catrunau Pincén
Universidad Nacional de Tres de Febrero

y los auspicios institucionales de

UNGRAL
PAZ Y JUSTICIA
TEFROS
RELATOS DEL VIENTO
CCAIA
Takiwasi
Genocidio
Pressenza
Universidad Popular Originaria
Grupo Universitario de Investigación en Antropología Social
Grupo Documenta
Ministerio de Educación
Grupo Inernacional de Trabajo sobre Asuntos Indígenas
Servicios en Comunicación Intercultural
BLIBLIOTECAS RURALES DE CAJAMARCA
Logo del Movimiento en Defensa de la Pacha
 ProArHEP del Departamenro de Ciencia Sociales de la Universidad Nacional de Lujan
 Universidad Nacional de Lujan
Tigre Municipio
PCCA
BIOANDINA ARGENTINA
MUSEO ETNOGRAFICO
RADIO YANDE
INAI

2015. El Orejiverde. Idea y Dirección General CARLOS R. MARTINEZ SARASOLA. Domicilio legal: Jorge Newbery 1873, 3ro B (1426) CABA.
Número de Registro de Propiedad Intelectual 5244912. - Website realizado por arazifranzoni