EL TIEMPO Buenos Aires

Tormenta eléctrica

T28°
Tormenta eléctrica

Min: 17°C    Max: 28°C

suscribirse
Recibir resumen períodico
de las noticias y artículos
más destacados del diario.

Se restituyen a las comunidades indígenas para su entierro ceremonial los restos del Hombre de Mungo, un ancestro de 40.000 años.

Los restos humanos más antiguos de Australia, de más de 40.000 años, han sido devueltos la semana pasada a sus descendientes aborígenes en la región de los Lagos de Willandra, en el sureste del país, más de cuatro décadas después de su hallazgo.

Un descubrimiento impactante

Dichos restos pertenecen al llamado Hombre de Mungo, denominación que alude al Lago homónimo, lugar donde fueron descubiertos en 1974 por Jim Bowler, de la Universidad Nacional Australiana, institución que junto al Museo Nacional los llevó y conservó en Camberra para los estudios científicos.

Junto al lugar del entierro se hallaron evidencias de que los aborígenes realizaban rituales funerarios como parte de su complejo sistema de creencias como los restos de una fogata antigua, vinculada al humo, símbolo de la limpieza.

Tanto el descubrimiento del Hombre de Mungo -del cual se halló el esqueleto intacto- como el de los restos incinerados de la Mujer de Mungo, hallados en 1967 y devueltos en 1992, supusieron un cambio en el enfoque de los arqueólogos sobre los primeros habitantes australianos, ya que duplicó la extensión de la presencia humana en el continente desde 20.000 a 40.000 años. El descubrimiento proporcionó pruebas de que "existía una cultura ancestral avanzada, llena de simbolismo y con un sistema complejo y floreciente de creencias", escribieron Michael Westaway y Arthur Durband en un artículo científico publicado recientemente en la revista "The Conversation".

Por su parte, la directora de Historia Indígena de la Universidad Nacional Australiana y el Museo Nacional, Ann McGrath, dijo que en el siglo XIX se creía que los aborígenes habían estado en Australia entre 2.000 y 4.000 años. "Conocer que los seres humanos estuvieron 40.000 años fue alucinante", acotó McGrath en declaraciones a la agencia local AAP.

La lucha indígena por la restitución

Desde el primer momento en que los restos del Hombre de Mungo fueron trasladados a Canberra para su estudio, a unos 600 kilómetros al este de su lugar de origen, las comunidades indígenas locales expresaron su oposición y enojo: Paakantji, Ngyiampaa y Mutthi Mutthi lucharon para que ese ancestro y otros 104 antepasados fueran devueltos a sus tierras para ser enterrados de acuerdo con sus cosmovisiones.

"Su espíritu será liberado y él será liberado cuando lo devolvamos a la tierra del lugar del que vino", dijo a la prensa antes del inicio de la ceremonia la "Tía Patsy", del pueblo Mutthi Mutthi.

El Hombre de Mungo, de 1,70 m. de altura y unos 50 años de edad, había padecido una artritis severa, y fue enterrado cuidadosamente con sus extremidades extendidas, sus manos cruzadas sobre la ingle y cubierto en ocre, lo que podría simbolizar la conexión con la naturaleza.

Una ceremonia para restaurar el equilibrio

Los restos de él y del centenar de aborígenes serán colocados "en un lugar seguro y secreto", dijo Michael Young, representante de Paakantji y uno de los dueños tradicionales de la región de los Lagos de Willandra, declarada por la Unesco Patrimonio de la Humanidad en 1981.

“Hemos esperado todos estos años para tenerlo de vuelta y estoy feliz de que esté de regreso, de colocarlo en su lugar de descanso final”, dijo Joan Slade, una anciana del pueblo aborigen Ngiyampaa en una ceremonia para recibir los restos en su lugar natal.

El esqueleto, junto con los otros 104 restos, llegó en un coche fúnebre negro con la bandera negra, amarilla y roja aborigen pintada en su lado. Una tradicional ceremonia con hojas de gomero quemadas sobre una pequeña fogata llevó los restos de nuevo al suelo rojo del Lago de Mungo.

“Hoy, éste es uno de esos momentos catalizadores (...) que nos hace a nosotros, los dueños tradicionales, guardianes de nuestra cultura”, dijo el anciano Michael Young. “Serán mantenidos en un lugar secreto y seguro para que podamos pasar a las próximas generaciones el legado que estos pueblos nos han dado”, añadió.

Por ElOrejiverde

Fuentes
Parque Nacional Mungo
https://www.youtube.com/watch?v=JwgUrlMvmZk
Revista Adios
http://www.revistaadios.es/noticia/1737/El-hombre-de-Mungo/-regresa-a-su-casa.html
Euronews
http://es.euronews.com/2017/11/17/el-hombre-de-mungo-descansa-en-paz-en-tierras-aborigenes
Tom Westbrook, Reuters
https://lta.reuters.com/article/worldNews/idLTAKBN1DH2MK-OUSLW
Reporte adicional de Jane Wardell, editado en español por Patricia Avila
Fecha: 23/11/2017

Notas relacionadas

El Orejiverde es un proyecto apoyado por Fundación Felix de Azara Fundación de Historia Natural Félix de Azara, con el auspicio de:

Del nuevo extremo Grupo Editorial
Lof Vicente Catrunau Pincén
Universidad Nacional de Tres de Febrero

y los auspicios institucionales de

UNGRAL
PAZ Y JUSTICIA
TEFROS
RELATOS DEL VIENTO
CCAIA
Takiwasi
Genocidio
Pressenza
Universidad Popular Originaria
Grupo Universitario de Investigación en Antropología Social
Grupo Documenta
Ministerio de Educación
Grupo Inernacional de Trabajo sobre Asuntos Indígenas
Servicios en Comunicación Intercultural
BLIBLIOTECAS RURALES DE CAJAMARCA
Logo del Movimiento en Defensa de la Pacha
 ProArHEP del Departamenro de Ciencia Sociales de la Universidad Nacional de Lujan
 Universidad Nacional de Lujan
Tigre Municipio
PCCA
BIOANDINA ARGENTINA
MUSEO ETNOGRAFICO
RADIO YANDE
INAI

2015. El Orejiverde. Idea y Dirección General CARLOS R. MARTINEZ SARASOLA. Domicilio legal: Jorge Newbery 1873, 3ro B (1426) CABA.
Número de Registro de Propiedad Intelectual 5244912. - Website realizado por arazifranzoni