EL TIEMPO Buenos Aires

Mayormente soleado

T27°
Mayormente soleado

Min: 21°C    Max: 27°C

suscribirse
Recibir resumen períodico
de las noticias y artículos
más destacados del diario.

Se realizará una nueva edición de la ancestral festividad del pueblo boruca que recientemente ha sido declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de Costa Rica

Los boruca, también conocidos como brunca, brunka o brunkajc son un pueblo indígena centroamericano originario del actual territorio de Costa Rica. Tienen aproximadamente unos 2000 miembros, la mayoría de los cuales viven en sendos asentamientos –Boruca y Rey Curré- en el cantón Buenos Aires, provincia de Puntarenas al sudeste del país.

El gran pueblo boruca

Este pueblo es conocido por sus excelentes artesanías, especialmente tejidos, y sus singulares máscaras pintadas en madera de balsa, las que son una de las piezas centrales en la ceremonia anual del Juego de los Diablitos, que se celebra cada fin de año desde la época colonial en la comunidad indígena de Rey Curré.

La fiesta-juego-ceremonia representa la lucha entre los diablitos (el pueblo boruca) y el toro (los conquistadores españoles), siempre acompañada de comidas como cerdo, tamales y la chicha, la bebida tradicional. Esta tradición, cuyo origen se remonta a la época colonial, tiene la magia de unir a familias, amigos y turistas nacionales y extranjeros.

Los mayores borucas reconocen que esta tradición es tan antigua que ni tan siquiera recuerdan una fecha exacta, pues desde que nacieron ya sus abuelas y bisabuelas les hablaban de ella.

Se vienen los Diablitos

El Juego de los Diablitos es una evocación a las luchas que tuvieron los ancestros borucas contra los españoles hace más de medio milenio. Se inicia a la medianoche del primero de sus tres días de duración cuando los diablitos (cabrû), la comunidad y los visitantes suben juntos a una loma cercana al pueblo para esperar que sus Diablos Mayores realicen la ceremonia inaugural.

Al sonido de caracoles, tambores y acordeón, la ceremonia indica que los diablitos han nacido y se prestan a descender de la loma a jugar de casa en casa, en donde los anfitriones les reciben con mucha chicha de maíz y comida tradicional.

Por tres días seguidos esta tradición paralizará totalmente a la comunidad en donde toro y diablitos se batirán a muerte en una lucha sin tregua que culminará -según narran los relatos antiguos- el último día en horas de la noche con el triunfo de los diablitos.

La festividad involucra toda la comunidad: las mujeres preparan las comidas y bebidas (chicha de maíz, tamales de arroz con cerdo, picadillo de palmito) mientras otros consiguen la leña, la carne, las hojas para hacer los tamales, el dulce, las levaduras, los vestuarios, las máscaras.

El Diablo Mayor es el jefe máximo. Junto a él otros diablos secundarios o de menor edad y que pronto sucederán al Mayor, son vigilantes de la conducta de los diablitos y demás miembros de la comitiva. Hay varias fases durante esta fiesta que son de suma importancia entender, pues su simbolismo describe sucesos extraordinarios que forman parte de la revitalización cultural de los borucas. Un juego, una fiesta, un drama histórico

Entre esos sucesos están el nacimiento de los diablos, la lucha de tres días, la tumbazón de aquellos, la reincorporación de los tumbados a la lucha y la muerte del toro. Este último representa al español y sus características asemejan a la descripción antigua de cómo llegaron los conquistadores a las tierras de los ancestros borucas hace más de 500 años: bravos y atropellándoles, por eso lo compararon con un toro.
Los diablitos por su parte, representan a los indígenas borucas, quienes llevan máscaras para proteger sus rostros y pieles de animales y hojas para disimular sus cuerpos, y asi enfrentar a los conquistadores, al toro, que llegó bravo, muy bravo.

El final de fiesta sucede al tercer día con el desenlace melancólico de una lucha a muerte. Y a pesar de que el toro tumba a los diablitos y huye, éstos se reincorporan y van tras él para amarrarlo, dominarlo y arrastrarlo hasta el pie de un enorme árbol en donde le espera una hoguera, el final de la suerte del toro que muere literalmente destazado, mientras la comunidad indígena celebra y fortalece una vez más su identidad cultural.

El juego simboliza la resistencia de la comunidad nativa ante la conquista y colonización.
Melvin González, integrante de la comunidad Boruca, expresó que su pueblo tiene mucho tiempo conservando el legado cultural que les dejaron sus abuelos. Asimismo agregó que ahora a los jóvenes les toca traspasarlo a las nuevas generaciones.

Sin embargo, añadió que esta práctica cultural ha cambiado un poco porque “muchos de los que realizaban la danza ya fallecieron”. Indicó también que su reciente declaración como Patrimonio Cultural Inmaterial “permite proteger la cultura, tradición, comidas, danzas y resguardar las prácticas inmateriales y espirituales”.

El juego indígena, patrimonio cultural en Costa Rica

El pasado 14 de diciembre, la Comisión Nacional de Patrimonio Cultural Inmaterial (CONAPACI) recibió de la comunidad indígena de Boruca la solicitud de declaratoria del Juego de los Diablitos, como Patrimonio Cultural Inmaterial, la cual fue acogida y consiguió su visto bueno, razón por la cual, el Presidente de la República, Luis Guillermo Solís, y la ministra de Cultura y Juventud, Sylvie Durán, firmaron el Decreto Nº 40766-C, en el que se declara el Juego de los poblados indígenas de Boruca y Rey Curré, como Patrimonio Cultural Inmaterial de dichas comunidades.

El Presidente Solís, expresó su satisfacción por este reconocimiento cultural: “nos complace que esta hermosa manifestación ancestral de las comunidades de Boruca y Rey Curré siga siendo reconocida. Ha sido nuestra voluntad como Gobierno que el Patrimonio Cultural Inmaterial, que es sello de nuestra identidad, ocupe un lugar especial en la agenda política”, dijo.

Este año la comunidad indígena de Rey Curré, anunció la fecha en que se realizará su Tradicional Juego de los Diablitos Curré/Yimba 2018, el cual será del 25 al 28 de enero. Se vienen de nuevo los Diablitos, ahora jerarquizados aún más como patrimonio Cultural Inmaterial de la Nación.

Por ElOrejiverde

Fuentes
El Nuevo Diario
https://www.elnuevodiario.com.ni/internacionales/centroamerica/449774-juego-indigena-diablitos-es-declarado-patrimonio-c/
Segundo Enfoque
http://segundoenfoque.com/costa-rica-juego-tradicional-nativo-fue-declarado-patrimonio-cultural-inmaterial-2017-12-18
El País
https://www.elpais.cr/2017/12/24/rey-curre-anuncia-fecha-de-su-tradicional-juego-de-los-diablitos/
https://www.elpais.cr/2016/01/12/se-aproximan-los-diablitos-curre-yamba-2016/
Fecha: 3/1/2018

Notas relacionadas

El Orejiverde es un proyecto apoyado por Fundación Felix de Azara Fundación de Historia Natural Félix de Azara, con el auspicio de:

Del nuevo extremo Grupo Editorial
Lof Vicente Catrunau Pincén
Universidad Nacional de Tres de Febrero

y los auspicios institucionales de

UNGRAL
PAZ Y JUSTICIA
TEFROS
RELATOS DEL VIENTO
CCAIA
Takiwasi
Genocidio
Pressenza
Universidad Popular Originaria
Grupo Universitario de Investigación en Antropología Social
Grupo Documenta
Ministerio de Educación
Grupo Inernacional de Trabajo sobre Asuntos Indígenas
Servicios en Comunicación Intercultural
BLIBLIOTECAS RURALES DE CAJAMARCA
Logo del Movimiento en Defensa de la Pacha
 ProArHEP del Departamenro de Ciencia Sociales de la Universidad Nacional de Lujan
 Universidad Nacional de Lujan
Tigre Municipio
PCCA
BIOANDINA ARGENTINA
MUSEO ETNOGRAFICO
RADIO YANDE
INAI

2015. El Orejiverde. Idea y Dirección General CARLOS R. MARTINEZ SARASOLA. Domicilio legal: Jorge Newbery 1873, 3ro B (1426) CABA.
Número de Registro de Propiedad Intelectual 5244912. - Website realizado por arazifranzoni